Inscríbete para recibir nuestras entradas de blog

viernes, 20 de noviembre de 2015

CONOCEMOS A... ANDRÉS OLLERO TASSARA

Andrés Ollero Tassara - Miembro del Comité Científico y Ponente de la IV Jornada Bioética Granada

Nacido en Sevilla en 1944, se licenció en Derecho con Premio Extraordinario en 1965.
Doctor en Derecho en la Universidad de Granada, estudió en las Universidades de Munich y Roma entre 1970 y 1973. Su trayectoria profesional es muy amplia:
1965 - 1969 Cursos de Doctorado y Profesor Ayudante de Filosofía del Derecho. Universidad de Granada.
1969 - 1982 Profesor Adjunto de Filosofía del Derecho. Universidad de Granada.
1982 - 1983 Profesor Agregado de Filosofía del Derecho. Universidad de Granada.
1983 - 1999 Catedrático de Filosofía del Derecho. Universidad de Granada.
1986 - 2003 Diputado de Coalición Popular, luego Partido Popular.
1999 - 2012 Catedrático de Filosofía del Derecho. Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.
El 20 de julio de 2012 fue nombrado Magistrado del Tribunal Constitucional.

Tiene una amplia actividad científica así como numerosas publicaciones entre las que destacan algunas con enfoque Bioético:
- "Derechos humanos y metodología jurídica", Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, 1989.
- "Discriminación por razón de sexo. Valores, principios y normas en la jurisprudencia constitucional española", Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1999.
- "Derecho a la verdad. Valores para una sociedad pluralista", Pamplona, Eunsa, 2005.
- "Bioderecho: Entre la vida y la muerte", Editores: Cizur Menor (Navarra): Thomson-Aranzadi. 2006.

Además, ha sido reconocido y premiado en multitud de ocasiones por su gran labor como jurista y por su valía humana. En 1998, fue condecorado con la Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort y en el año 2000 le concedieron la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio

Si quieres más información puedes consultar su ficha de magistrado en la web Tribunal Constitucional de España o consultar su página personal Andrés Ollero.



AMPLIADO EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN

Os informamos que se ha ampliado el plazo de inscripción para la IV Jornada de Bioética que celebraremos mañana sábado 21 de noviembre en el Colegio Oficial de Médicos de Granada, debido a la gran demanda de inscripciones que estamos recibiendo. Así que... los más rezagados aún estáis a tiempo!! Podéis inscribiros hasta mañana sábado en la mesa de recepción de la jornada!! No os la perdáis! Ya no tenéis excusa!!!!

Además os recordamos que la Jornada comienza a las 10:00h con la entrega de material... (que por cierto... está chulísimo! Compruébalo tú mismo!!!)

martes, 17 de noviembre de 2015

CONOCEMOS A... Mª ÁNGELES AMAT HERNÁNDEZ

Mª Angeles Amat Hernández - Ponente de la IV Jornada Bioética Granada

Mª Ángeles tiene 38 años, está casada y es una orgullosa madre de dos hijos de 3 y 9 años.
Es licenciada en Farmacia y Doctora en Microbiología por la Universidad de Granada, con Máster en Nutrición Humana y experta en Ortopedia.
Ha participado en numerosos congresos nacionales e internacionales, es autora de numerosas ponencias, comunicaciones y publicaciones en revistas científicas.
En su vida laboral ha tocado tres parcelas de su profesión,
 -  Durante 7 años ejerció como farmacéutica en San Javier (Murcia).
 - Posteriormente, y durante 2 años, participó en un proyecto de investigación en el Centro de Investigaciones Biomédicas (CIBM) en Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud de Granada, (más conocido como PTS).
 - Actualmente trabaja en un laboratorio farmacéutico internacional en el área Medical Device (dispositivos médicos).


lunes, 16 de noviembre de 2015

CONOCEMOS A... BLANCA GONZÁLEZ ARÉVALO

Blanca González Arévalo - Miembro del Comité Científico y Ponente de la IV Jornada Bioética Granada

Este es el mensaje que Blanca ha dejado para que la conozcamos de primera mano!!
"Hola, mi nombre es Blanca. Soy enfermera y a lo largo de mi vida profesional he trabajado en diferentes ámbitos. En los primeros años como enfermera, me dediqué a la asistencia hospitalaria y posteriormente también lo hice en Atención Primaria. En otra etapa de mi vida formé parte del equipo docente de la Escuela Universitaria de Enfermería de la UCLM y más tarde trabajé como enfermera escolar en un Instituto de Educación Secundaria.  En la actualidad, me dedico a impartir el Certificado de Profesionalidad de Atención Sociosanitaria a personas Dependientes en Instituciones.
Asimismo, formo parte de la Sociedad Científica Española de Enfermería Escolar, muy concienciada en la lucha contra el Cyberbullying, en la que deben estar implicados, sociedad, comunidad educativa y fundamentalmente la familia."

miércoles, 11 de noviembre de 2015

CONOCEMOS A... JOSÉ ANTONIO DÍEZ FERNANDEZ

José Antonio Díez Fernández - Ponente de la IV Jornada Bioética Granada

Es profesor de Teoria General del Derecho en el Grado de Derecho de la Universidad Internacional de la Rioja desde 2010, de Introducción al Derecho en el Grado de Criminología, desde el año 2012 y de Ciencias Políticas desde el pasado curso.
Habilitado por la Agencia de Calidad, Acreditación y Prospectiva de las Universidades de Madrid -ACAP- como Profesor Contratado Doctor y Doctor de Universidad. 
En la actualidad, está integrado en dos Grupos de Investigación:
   1. Grupo de Investigación SEJ-163 de "Historia de las Instituciones Jurídicas", de la Universidad de Málaga en calidad de investigador. 
   2. Grupo de Investigación "Culturas, Religiones y Derechos Humanos", de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR).
Es además, Secretario y Coordinador General de ANDOC.


ANDOC-Asociación Nacional para la Defensa al derecho a la objeción de conciencia

Está constituida por un nutrido grupo de profesionales de los diversos ámbitos de la Sanidad (farmacéuticos, médicos, enfermeras y enfermeros, etc.) que tiene como finalidad, dentro del marco de la libertad ideológica y de conciencia, la fijación de criterios que permitan clarificar y definir la situación jurídica, derechos y obligaciones de los facultativos, farmacéuticos, personal sanitario y de las propias instituciones integradas en el Sistema Nacional de Salud. Actualmente, el ámbito de su actuación se extiende a otros sectores de la vida social; enseñanza, pena de muerte, función pública, etc.

Si quieres saber más acerca de esta asociación puedes consultar su web: Asociación ANDOC





domingo, 8 de noviembre de 2015

CONOCEMOS A... PILAR ARANDA RAMÍREZ

Pilar Aranda Ramírez miembro del Comité Científico IV Jornada Bioética Granada

Es catedrática del Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada e imparte docencia desde hace más de treinta años en la Facultad de Farmacia, en la de Ciencias del Deporte y en el Aula permanente de Formación Abierta. También desarrolla sus labores docentes en otras universidades e instituciones académicas españolas (Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona y Carlos III, entre otras) e hispanoamericanas (Universidad de Guadalajara, México; Universidad de Antioquia, Colombia; Universidad de Quito, Ecuador).
Lleva a cabo su labor de investigadora en el Grupo de Investigación «Fisiología digestiva y nutrición» y el «Instituto Universitario de Nutrición y Tecnología de los Alimentos» de la Universidad de Granada y sus líneas de investigación se centran en las interacciones fármacos-nutrientes, en la valoración del estado nutricional en poblaciones en situaciones patológicas y en la educación en hábitos de vida saludable. Desde el año 2002 hasta la actualidad ha participado como Investigadora Principal en ocho proyectos y contratos de investigación.
En el ámbito de la gestión universitaria y de políticas de investigación, ha participado en Consejos Rectores de Institutos y Centros de Investigación de Andalucía, como el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, el Centro Andaluz de Medioambiente o la Agencia Andaluza del Conocimiento. Ha sido secretaria ejecutiva de la Comisión del Plan Andaluz de Investigación y de la Fundación Euroárabe de Altos Estudios.
En su trayectoria dentro de la Universidad de Granada, ha formado parte de su Claustro desde 1982 y específicamente ha sido representante en las Comisiones Económicas y de Posgrado. En el año 1992 fue directora del Secretariado de la Agencia Estudiantil y nombrada Vicerrectora de Estudiantes. En la actualidad pertenece al Consejo de Gobierno y a la Comisión Asesora de Enseñanzas de Posgrado.
Información obtenida de: Biografía Pilar Aranda

sábado, 24 de octubre de 2015

¿QUÉ AMBIENTE ME VOY A ENCONTRAR?

¿¿Quieres saber cómo es "nuestra Jornada"?? Te interesa el tema en general, la temática en particular...pero no sabes que ambiente te vas a encontrar...

Aquí te enlazamos con el vídeo que hicimos de la II Jornada para que te hagas una idea del ambiente...

II JORNADA

Y compartimos de nuevo nuestra "cartelería" de años anteriores...para que "cotillees" en una sola entrada de qué va esto de la Jornada de Bioética Granada.

Recuerda: comienzan las inscripciones el próximo 3 de noviembre...NOS VEMOS el 21 de noviembre en #IVJBioetica.






martes, 20 de octubre de 2015

PROGRAMA IV JORNADA BIOÉTICA


Ya tenemos el programa para la IV Jornada de Bioética que tendrá lugar el próximo 21 de Noviembre en el Colegio Oficial de Médicos de Granada.



jueves, 8 de octubre de 2015

I Premio CB



Muy buenos días a todos!!!

Como ya sabéis, el próximo mes de noviembre tendrá lugar la IV Jornada de Bioética en Granada. Ya tenemos fecha! Será el próximo 21 de Noviembre, y tiene por título: "Proyección social de la bioética. Redes y opinión pública"
Este año viene cargada de novedades, y esperamos que participéis y sobre todo, esperamos que os guste.
Una de las novedades que más ilusión nos hace poner en marcha, es la convocatoria del I Premio CB y no es otra cosa que el Primer Concurso de Bioética. A continuación os dejamos las bases y cómo participar.
El premio es algo que estamos seguros os encantará y que tiene mucho que ver con el tema de de la jornada!! En los próximos os desvelaremos el secreto!!!

Pincha este enlace para poder descargarte las normas del concurso: 
I Premio CB


¡¡Suerte!!






jueves, 4 de junio de 2015

¡Nuevo diseño, nuevo logo y nueva entrada!

Estamos de estreno...y seguiremos innovando poco a poco. Para eso nos ayuda mucho vuestra opinión y sugerencias. Contacta con nosotros y cuéntanos.

Para no perder la costumbre #parapensar tenemos el siguiente artículo de D. Jose Luis Requero, magistrado, que ha querido compartir con nosotros encantado cuando se lo hemos solicitado. Muy agradecidos y esperemos seguir contando con su colaboración. 



TRÁFICOS



          Llegan terribles noticias sobre los desparecidos en el Mediterráneo, casi el millar tan sólo en uno sólo de esos viajes de Túnez o Libia a las islas italianas, la primera costa europea. Un drama al que se añade otro más y es que tras esa inmigración hay mafias dedicadas al tráfico de personas. No es el único ejemplo de tráfico de personas; hay otro que sale a relucir cuando se plantea legalizar la prostitución y que nos recuerda ‑por si alguno lo había olvidado- que hay trata de blancas, que no estamos ante una actividad laboral más, sino ante situaciones de explotación, de esclavitud.

          La ONU se ha involucrado en  la lucha contra tales prácticas. No se trata ahora de  comentar las distintas convenciones y pactos, pero sí dejar constancia de que existe el Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños y otro es el Protocolo de las Naciones Unidas contra el Contrabando de Migrantes por Tierra, Mar y Aire. Tras esos instrumentos late  la preservación de la dignidad humana –especialmente en el caso de los menores- frente a prácticas que conciben a la persona como objeto comercial.

          Pero hay otras modalidades de tráfico de seres humanos, en especial de niños. Es el caso de las redes de adopción ilegal tras las cuales no es difícil imaginar hechos terribles como el secuestro en sus países de origen o su compra a familias sin recursos. De nuevo la afrenta a la dignidad humana salta a la vista, acentuada en ese caso por ser las víctimas las personas más indefensas.

           Aun hay otra modalidad más  de tráfico que ya no es delictiva sino un Derecho en algunos países y se apoya en algo sentimental: el deseo de tener un hijo erigido el Derecho ilimitado. Es la maternidad subrogada o por sustitución: los “vientres de alquiler”. ¿Exagero?, ¿es injusto hablar aquí de tráfico de personas?. Hay una madre biológica  que lo es por dinero, que comercializa con su maternidad y su hijo es el objeto del contrato, el producto que entrega al cliente.

           Esos clientes son parejas heterosexuales infértiles y, sobre todo,  homosexuales; a éstos, como por definición la naturaleza no les da lo que desean, lo buscan por contrato. Es un capítulo más de la imposible relación entre fecundación artificial y dignidad humana, agudizada tras la reciente  aprobación  en el Reino Unido de la posibilidad de utilizar genes de tres personas en la reproducción asistida, es decir, que podrá haber hijos de tres padres.

          El legítimo  deseo de tener un hijo no lo justifica todo, tampoco hacerlo contratando los servicios de una madre. En España la filiación viene dada por el parto, no por contrato, de ahí  que el Tribunal Supremo rechazase la inscripción  en los registros consulares españoles de esos hijos contractuales, nacidos en países donde es legal. El Supremo lo dijo a propósito de una pareja homosexual que contrató un útero y la Sentencia  consideró  esa inscripción contraria al orden público internacional español e incompatible con la regulación de aspectos esenciales de las relaciones familiares, inspiradas en los valores constitucionales de dignidad de la persona, respeto a su integridad moral y protección de la infancia.

          Sin embargo el Ministerio de Justicia  fue sensible a las reclamaciones de los afectados y ordenó a los registros consulares  que inscribiesen automáticamente los nacimientos de niños nacidos mediante estos contratos. Aplicaba una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que declaró que es contrario al Convenio Europeo de Derechos Humanos negar la filiación  a estos hijos contractuales. En su descargo hay que decir que se trataba de solucionar un vacío legal que dejaba a esos niños sin nacionalidad ni filiación.

          Finalizo con otro caso felizmente solucionado; no es lo mismo, pero se acerca: en 2011 el Tribunal de Justicia de Luxemburgo  y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dijeron  que va contra la dignidad  del ser humano la patentar  células progenitoras neuronales obtenidas a base de células madre embrionarias, es decir, humanas. El Tribunal de Luxemburgo  dijo que el cuerpo humano, en los diferentes estadios de su desarrollo, no es una invención patentable y que por razón de la dignidad de la persona, es contrario al orden público o a la moralidad la clonación de seres humanos y el empleo de embriones humanos con fines industriales o comerciales.

          Haya o no delito en todo esto, hay algo en común: se mercantiliza la vida humana, se desprecia su dignidad. Desde un embrión a un inmigrante.

Publicado en Mundo Cristiano-Junio 2015



sábado, 23 de mayo de 2015

¿QUIÉN SOY YO?, UNO DE LOS NUESTROS

Compartimos este artículo publicado ya en nuestras "anotaciones" de la III Jornada, esperemos que os guste y aporte...

¿QUIÉN SOY YO?, UNO DE LOS NUESTROS
Nuria Cárdenas Quesada – Médico oncólogo

Este verano he puesto nombre a algo que intuía, conocía e intentaba respetar desde hacía tiempo: la Dignidad Ontológica.
La ciencia nos demuestra desde distintos ámbitos (molecular, celular, orgánico, etc) que el principio vital del embrión no lo transmiten los progenitores, sino que se pone en marcha con la fecundación. Ésta supera la fusión de dos gametos. La interacción entre el gameto paterno y materno producen una reestructuración propia, dando lugar a un principio vital individual.
Por esto (simplificando bastante), desde la fecundación tenemos un ser individual (en desarrollo, obviamente) que está autoorganizado, polarizado y con un ritmo de multiplicación celular concreto.
Pues bien, ese ser individual es de naturaleza humana y, simplemente (o complejamente si se quiere) por esto, le corresponde una Dignidad Ontológica. Algo que no podemos ni destruir, ni obviar o pasar por alto. Es un ser individual humano, ¡uno de los nuestros! Muy débil al comienzo de su desarrollo, pero que por cambiarle el nombre (pre-embrión, embrión preimplantatorio, etc) no cambia su condición de ser individual de naturaleza humana. Nombres que, por cierto, no suelen utilizarse en el desarrollo embrionario de los animales. Curioso, ¿verdad?

“Es uno de los nuestros”; un eslogan muy gráfico. Podríamos decir que es un sinónimo de Dignidad Ontológica. Y no sólo aplicable al embrión, claro está; cualquier vida humana en cualquier época de su vida y/o circunstancias y/o situación física-salud… es uno de los nuestros.
Ayuda mucho ver así a todos los que me rodean, “es uno de los míos”. Y ser conscientes de que cada persona tiene unas características fundamentales a tener en cuenta: identidad genética, singularidad biológica, individualidad humana, identidad personal, carácter relacional, biografía, cobiografía y ser histórico. Lo que se podría condensar en que cada uno es único e irrepetible, o como dicen en mi tierra “de su padre y de su madre”.
Incluso con esta frase tan coloquial se hace referencia a la esencia de la persona que engloba las características que señalábamos arriba: hacer familia, crear hogar… Todos tenemos un padre y una madre (conocidos o no) y todos hemos nacido indefensos, con necesidad de acogida, ayuda, educación, cariño... Todos hemos sido y somos dependientes de los demás. Se podría decir que somos deudores, pero también acreedores de los que me han acompañado en la vida. Este “debe-haber” propio del hombre, se desarrolla habitualmente en una familia. Y uno “está en casa”, se siente “en casa” cuando sabe que se le quiere por lo que es, no por lo que tiene o puede aportar. De alguna forma, hacer este mundo más humano se debería reflejar en que todos nos podemos sentir en casa, porque se nos cuida y tiene en cuenta por lo que somos: únicos e irrepetibles.
Con este enfoque personalista (de persona) y en la medida en que cada uno (yo) entienda mejor quién es (¿quién soy yo?), sabrá tratar a los demás y al mundo que le rodea con la ética que se merece; que le corresponde por su naturaleza. Intentaremos hacer  “micromundos” familiares a nuestro alrededor, para que todos estén “en su casa”. Parece atractivo, ¿no?


En fin, a veces parece que gastamos muchas fuerzas en decir qué es correcto o no en determinadas cuestiones de bioética. Como podría ser el tema de la fecundación y desarrollo embrionario. Probablemente, la tarea principal es conocer, profundizar y comunicar más “quién es el ser humano”, quién soy yo, en definitiva. ¿Uno de los nuestros?

sábado, 2 de mayo de 2015

A LOS PARTICIPANTES DE LA III JORNADA

Estimados participantes de la III Jornada:

Ya se están elaborando y enviando los diplomas de dicha jornada, pero nos estamos encontrando la dificultad de que algunas direcciones de correo electrónico no son correctas o no están escritas en la ficha de inscripción.

Por favor, aquellos participantes que no hayan recibido aún su diploma, póngase en contacto con nosotros a través del mail: bioeticagranada@gmail.com

Saludos a todos y vamos a intentar "dar vida" a este blog en breve...¡aprovechamos para pediros sugerencias!

sábado, 21 de marzo de 2015

LA MUJER Y LA TECNOMATERNIDAD

La escritora y política italiana Eugenia Roccella ha militado desde joven en favor de los derechos de la mujer. Hoy advierte cómo se ha pasado de las reivindicaciones feministas a la tecnomaternidad, la ideología de género y la negación de la diferencia sexual. Publicamos un extracto de un artículo suyo (1).



El feminismo ha producido reflexiones y elaboraciones interesantes y ricos estímulos culturales. Pero a pesar de la centralidad de lo materno en estas reflexiones, la consecuencia han sido leyes que fundan y difunden los llamados “derechos reproductivos” (aborto, anticoncepción de cualquier tipo), leyes que han herido a la maternidad, y un lenguaje de los derechos que ha invadido los foros internacionales, los documentos y resoluciones de la ONU y de la Unión Europea. En la opinión pública femenina circula la idea de que la manipulación de la fecundación y el nacimiento, la llamado tecnomaternidad, es algo que está “a favor de las mujeres”, y también esto se convierte en un asunto de derechos: el derecho al hijo, incluso a través de los gametos ajenos a la pareja, y el derecho al hijo sano, seleccionado mediante el diagnóstico preimplantatorio.
Los derechos de las mujeres (…) en los documentos internacionales han sido aplastados por el aborto y la anticoncepción, hasta eclipsar todo lo demás. Esta estrategia ha producido efectos paradójicos, como la afirmación de los derechos reproductivos en los países donde las mujeres no gozan de ninguna libertad. O donde (como en China y la India) el aborto sirve para eliminar a las niñas, favoreciendo el nacimiento del hijo varón. El método anticonceptivo más frecuente en el mundo es la esterilización femenina, al que han sido empujadas mujeres extremadamente pobres, para las que un pequeño incentivo era motivación suficiente para someterse a la operación. A menudo (véase la Conferencia de El Cairo de 1994 y luego en Pekín en 1995) se utilizó el feminismo como cobertura ideológica de las políticas neomalthusianas, con las que se ha podido financiar y poner en marcha grandes programas de control de la natalidad, especialmente en países del Tercer Mundo. (…)
La concepción de la maternidad como pura biología permite reducirla tranquilamente a un artificio de laboratorio
El cuerpo como objeto
Pero junto a la idea de igualdad y emancipación, ya desde los años ochenta ha surgido una nueva teoría, la teoría de género. (…) El género es una construcción cultural y social, que no se corresponde necesariamente con el sexo; de esta manera la diferencia sexual se ahoga en el mar de las “diferencias” en plural. En el ámbito jurídico arraiga cada vez más la categoría de la discriminación: las diferencias no deben ser motivo de tratamientos distintos, que apresuradamente son descalificados como discriminatorios. En realidad, así se termina por proteger solo a los grupos corporativamente fuertes, que han desarrollado una capacidad de negociación política y social.
La identidad de género es esencialmente autoatribuida, al margen del cuerpo y de la orientación sexual. Es fluida, cambiante y puede ser híbrida, adecuada a un sujeto “nómada” (…) Pero más allá de las teorías, a menudo extremas, el efecto práctico de este terremoto conceptual es rápido y notorio: el concepto de género entra en el Derecho, asume un peso cada vez mayor, y ejerce una influencia significativa en la política.
Han triunfado, política y culturalmente, las dos líneas de pensamiento que esencialmente niegan la realidad del cuerpo sexuado y la centralidad de la maternidad para las mujeres. Para el emancipacionismo, el modelo es el cuerpo masculino, “libre” de la procreación, del embarazo, del parto, en una palabra de la maternidad. Para la ideología de género, el cuerpo es esencialmente un objeto a disposición de cada uno. Todo se elige, y todo es mutable y mutante: la idea de un cuerpo sexuado y la dualidad hombre/mujer es vieja y superada.
La maternidad se vacía de significado, transferida al laboratorio, modelada sobre una biología manipulada, comercializada, profundamente desnaturalizada e incluso considerada superflua (es posible proyectar tranquilamente un hijo sin una madre que lo críe). Como consecuencia de estas manipulaciones, la identidad femenina viene literalmente hecha pedazos, el cuerpo de la mujer es desmontado y vuelto a montar a placer, se utilizan algunos elementos –los estrictamente necesarios–, y los demás son eliminados.
Exaltación del derecho al hijo
(…) La procreación asistida nació, aparentemente, para satisfacer el deseo irrefrenable de tener un hijo. La primera paradoja está en la exaltación del derecho al niño en una sociedad que apenas tiene hijos y a la que la continuidad generacional importa más bien poco. Ante la exigencia de tener un bebé parece que cualquier racionalidad, cualquier criterio sobre si una intervención médica es admisible o no, sale perdiendo.
La segunda paradoja es que mientras la filiación natural (cuando el padre y la madre, mezclando sus gametos, dan vida a un niño y le transmiten su patrimonio genético propio) es cuestionada, se da la máxima importancia sentimental a la consanguinidad, es decir, al deseo de tener un niño no adoptado. Antes que un niño nacido de otros, es mejor el hijo de la probeta, un vientre de alquiler, y cualquier otra solución imaginativa. En definitiva, parece como si volviéramos a la retórica de los instintos y sentimientos del siglo XIX: el hijo “carne de mi carne” y “sangre de mi sangre”, aunque en realidad solo lo sea parcialmente. El absoluto natural y el absoluto artificial convergen, y se cae en el absurdo: la reducción de la maternidad a la pura biología, eliminando el componente simbólico, sacro, cultural, religioso, que es lo que hace que sea humana, permite reducirla tranquilamente a puro artificio de laboratorio. Para ello se apunta a una equivalencia entre deseo y derecho que, si se adoptara a gran escala, podría socavar cualquier pacto social.
Las utopías se han desplazado desde lo social a la biología, pero la idea de fondo sigue siendo enderezar el fuste torcido de la humanidad
El niño es cada vez más un bien de consumo, que si uno quiere se puede encargar al banco de embriones, como los que ya existen en EE.UU., o si no, a un mercado que cada vez gana más espacio y poder. El hijo ya no supone una relación entre hombre y mujer, la concepción y el nacimiento, y luego la creación de redes naturales de parentesco. Ahora se puede generar un hijo, en el laboratorio o a través de las distintas ofertas del mercado, en perfecta soledad, sea uno hombre o mujer, o incluso con combinaciones imaginativas, comothrouple, neologismo que indica no ya un par (couple), sino una relación a tres. O bien, puede hacerlo con el nuevo modo de co-parenting, lo que significa tener un hijo y criarlo junto con otra persona, sin ser pareja, como en una especie de divorcio preventivo, sin matrimonio ni cohabitación. (…)
La diferencia sexual
Hoy es evidente la negación de lo materno como eje de la construcción de la familia y de las relaciones humanas fundamentales. La palabra matrimonio tiene una raíz femenina, mater, porque la maternidad es su corazón, el evento en torno al cual se estructuran las relaciones de parentesco, y se forma la comunidad. La idea de que la familia es solo la pareja, que cualquier relación afectiva entre dos personas crea la familia, ha madurado porque la generación se está separando del cuerpo. El nacimiento es ya algo desconectado de la maternidad, es decir, no solo del cuerpo, sino de las relaciones espontáneas que siempre lo acompañaron.(…) Persiguiendo el espejismo de la igualdad, y negando la extraordinaria potencia de la maternidad, se niega la fuerza autónoma de las mujeres, su historia, su diferencia. (…)
Guardianes de lo humano
Hoy en día, las mujeres se encuentran ante una encrucijada. O seguir la tendencia dominante de la deconstrucción de lo materno y de la diferencia sexual, lo que trae consigo el desmantelamiento de las relaciones fuertes que constituyen el grupo humano y el empobrecimiento del sentido y del carácter sagrado de la vida, o defender incansablemente la diferencia, e intentar frenar la deriva antropológica de nuestras sociedades. Se trata no solo de ser guardianas de la vida, sino de lo humano. (…)
Hoy el ser humano se puede construir en el laboratorio, y se puede construir “mejor”; revive la ilusión de vencer al mal en la tierra, ya no –como en el siglo pasado– a través de una programación social, sino genética. La utopía de la perfectibilidad se ha desplazado desde el terreno de lo social al terreno de la biología y la genética, pero la idea de fondo sigue siendo enderezar el fuste torcido de la humanidad.
(…) Se construye una sociedad en la que la diversidad es aparentemente (y sobre todo lingüísticamente) respetada, pero sustancialmente rechazada, porque ya no está ligada a la idea de que la persona es única. Esta tendencia se advierte también en la terminología utilizada en los documentos y definiciones oficiales. Por ejemplo, constantemente se utiliza el término “reproducción” para definir la procreación humana. Pero reproducción quiere decir producir lo idéntico; se reproduce una pintura, una fotografía, o se reproducen los animales. El hombre no se reproduce: el hombre procrea, genera.
El conflicto semántico es típico de las guerras culturales en curso. En la Unión Europea, hace años se asignó un notable presupuesto para estudiar las transformaciones lingüísticas, y el resultado es la desaparición de las llamadas palabras sexuadas de todas las resoluciones y textos producidos por la UE. Palabras como madre, padre, mujer, hombre, son ahora políticamente incorrectas, y son reemplazadas gradualmente con una terminología gender neutral, es decir, no declinadas en masculino o en femenino. Se dice cónyuge, progenitor, en lugar de familia se habla de “proyecto parental”, y así sucesivamente.
Cambiar al hombre mediante la técnica
Pero ¿cómo podemos defendernos en esta extraña guerra que tiene por objeto la modificación de lo humano y la tergiversación de la experiencia? Comprendiendo en primer lugar que se trata de una batalla en defensa de la creaturalidad, para el mantenimiento consciente de la condición humana, del que es parte esencial la fragilidad, la imperfección y la unicidad. No se trata solo de un proceso de deshumanización en el sentido moral o cultural: en el horizonte está la deshumanización en el sentido técnico, biológico.
Pensamos en las teorías del cyborg. El “Manifiesto Cyborg” de Donna Haraway es de hace más de veinte años (se publicó en 1991). El cyborg es un organismo cibernético, destinado a llevar al desván definitivamente las identidades masculina y femenina. El cuerpo cyborg puede ser alterado quirúrgicamente, con injertos de animales, mecánicos, electrónicos, es un cuerpo híbrido que ya no tiene una identidad definida, sino una identidad múltiple, flexible e indistinta, producto del “bricolaje”. El cuerpo humano puede ser manipulado, eliminando las fronteras tradicionales entre natural y artificial, hombre, máquina, animal, convirtiéndose en un cuerpo decididamente posthumano. (…) Es la utopía del futuro, que traslada al plano genético y tecnológico La Vieja obsesión de cambiar al hombre, y de cambiarlo incluso en contra de su voluntad.
Con el siglo XX debería haber terminado la era de las utopías totalitarias. Pero la ciencia, sustituyendo a las perdidas utopías del siglo XX, renueva las ilusiones y espejismos de felicidad terrenal, prometiendo, como ha escrito Enzensberger, “la victoria sobre todas las carencias y sobre todas las dificultades de la especie, sobre la ignorancia, el dolor y la muerte”. Evidentemente, eliminar totalmente, o subestimar la fuerza de la utopía es peligroso, y sobre todo se demuestra poco realista. El problema es si se puede imaginar una modalidad amable, no violenta, de pensamiento utópico.
Realismo femenino
Las utopías de la perfectibilidad son violentas porque presuponen la posibilidad de corregir, de una vez por todas, el defecto de nacimiento que impide la perfección. La cultura femenina, en cambio, ha cuidado siempre de la imperfección, del defecto, de la falta, cultivando prácticas de relación sustancialmente respetuosas.
El dicho napolitano “cada escarabajo es bonito para su mam&aacute”; consagra una filosofía amorosa de la aceptación que no excluye en absoluto la intención de educar y mejorar. Detrás de la paciente repetición de los gestos del cuidado y limpieza del hogar hay una fuerza utópica inexplorada, que ha sacado adelante y conservado el mundo.
El ama de casa rehace, todos los días, el mundo, su mundo. Día tras día, pone orden, reconstruye su ambiente, crea lo nuevo con lo que tiene, hace vivible el espacio que no lo era. En esta actividad las mujeres vuelcan creatividad, energía, imaginación, y también una tensión interna hacia una perfectibilidad precaria, inestable, destinada a romperse de inmediato, para ser recreada continuamente. Es una utopía minimalista, cotidiana y doméstica, detrás de la cual actúa una gran fuerza y una gran inteligencia concreta. La utopía femenina no prefigura un mundo feliz de modelos abstractos, sino que trata de crear las condiciones para que la felicidad y el bienestar puedan nacer y desarrollarse; se mueve entre necesidades reales de las personas reales en situaciones reales, dentro de un sistema de relaciones.
Cuidar de los niños, de la casa, la atención de las personas a las que se ama, no significa hacer “el ama de casa” (un término que siempre se utiliza con un desprecio no disimulado), mucho menos una “desperated housewife“. Cada mujer, incluso cuando desempeña un papel público, o se compromete en un trabajo fuera del hogar, con una vocación o una ambición que debe mantener, conserva el amor por este espacio privado, que, sin embargo, tiene un valor universal. ¿Qué pasaría si la utopía minimalista y no violenta de las mujeres fuera derrotada, la competencia materna aniquilada, y realmente construyéramos un futuro deshumanizado?
La fuerza de las mujeres de hoy puede expresarse en la resistencia del sentido común contra el lugar común, en la confianza en la propia experiencia, en la capacidad para defender la humanidad propia y ajena, alimentando la esperanza.

Notas

(1) “Los cambios mundiales y el papel femenino”. Sesto Rapporto sulla Dottrina sociale della Chiesa nel mondo. La rivoluzione della donna, la donna nella rivoluzione. Giampaolo Crepaldi y Stefano Fontana (ed.). Edizioni Cantagalli. Siena (2014) 302 páginas.


La evolución de una feminista

La escritora y política italiana Eugenia Roccella –diputada en el Parlamento y vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Sociales– es hija de uno de los fundadores del Partido Radical y de una pintora y feminista. A los 18 años entra en el Movimiento de liberación de la mujer. Toma parte en muchas batallas feministas: a favor del aborto, contra la violencia de género, por la igualdad de oportunidades y la modificación del derecho de familia.
En la década de los ochenta abandona el Partido Radical –al que acusa de promover reivindicaciones “que están destruyendo al individuo”– y la política activa, a la que luego volvería, para dedicarse a su familia.
En su perfil biográfico afirma que, “manteniendo buena parte de su bagaje cultural” y la convicción de la centralidad de lo materno y del cuerpo en la identidad femenina, atraviesa un profundo cambio. Fruto del mismo es su libro Dopo il femminismo (2001). Más tarde publica Contra el cristianismo: la ONU y la Unión Europea como nueva ideología (Ediciones Cristiandad, 2008), Italiane. Dizionario biografico delle donne italiane dall’Unità ad oggi, y La favola dell’aborto facile. Miti e realtà della pillola RU 486.


jueves, 5 de marzo de 2015

GRACIAS POR HABER SIDO ELEGIDOS

Publicamos el testimonio de una asistente habitual del Foro. Ya lo compartió con nosotros en la última Jornada de Bioética. Esperamos que os guste.

GRACIAS POR HABER SIDO ELEGIDOS

Marta Jimenez Shaw - Farmacéutica


Hoy deseo hablaros de mi hija Carlota, quiero señalar que nunca nos hemos planteado ninguna prueba prenatal, en ninguno de los 4 embarazos, ni siquiera después de Carlota, con el pequeño.  Teníamos claro lo más importante, una vida es vida venga como venga.

El parto de Carlota fue el más difícil de todos, era muy pequeña y sufría, no me pudieron hacer cesárea porque había cenado y me dilataron abriendo con la mano, por la urgencia.
La vi poco porque se la llevaron a cuidados pero a mi marido le dio tiempo a preguntarme a quien se parecía… Él noto que tenía síndrome de Down, yo ni me di cuenta, no me dijo nada.
A la mañana siguiente nos llamo el pediatra para informarnos de cómo estaba Carlota. Nos dijo que nos tenía que decir algo y mi marido fue el que se lo dijo a él, se disculpó porque el pediatra del parto era muy joven y no nos dijo nada.
Solo lloré en ese momento por la sorpresa y al contárselo a mi madre. A pesar de ser muy llorona, no he vuelto a llorar por este motivo.

Cuando tienes un niño con Síndrome de Down la gente no sabe que decirte y a mí me hizo mucha gracia que todo el mundo decía lo mismo… ya verás que cariñosa es… No me hacían falta esas consideraciones porque yo estaba y estoy feliz con mi niña. La consideraba y considero el mejor regalo del mundo, un privilegio.
La gracia y la responsabilidad de ser elegidos.

Carlota tiene una sensibilidad imposible de igualar, si te ve triste o seria enseguida te dice TE QUIEROOOO. Le encanta que todos estemos contentos y pregunta, ¿Estás contenta? Sí estoy contenta le respondo… ¿Papá está contento? Sí está contento. Así con todos y entonces esboza la sonrisa más maravillosa del mundo.

Es trabajadora desde que nació, no se queja nunca, todo le gusta, todo le viene bien… es el amor de Dios en la tierra.

Si le regañas se pone seria y no se le pasa hasta que te dice, ¿me perdonas? Y le contestas que sí.

Hemos pasado por momentos duros como su operación de corazón con 7 meses pero con oración y confianza siempre se sale adelante. Hemos tenido que ser pacientes, para que empezara a andar a los 25 meses, para que comiera solido con más de 6 años, pero todo llega antes o después.

Tiene un ángel de la guarda que no lo merecemos, ha tenido que protegerla y cuidarla en numerosas ocasiones que se nos ha escapado y perdido, pero siempre está ahí a su lado.
Hoy me pregunto, ¿Quién es capaz de renunciar a esta vida? ¿Quién es capaz de renunciar a la felicidad?... Yo no, y muchos no saben lo que se pierden…

La vida es un Don, nos ha sido dada y es sagrada porque nos la ha dado Dios.
Solo puedo decir ¡Gracias por haber sido elegidos!



sábado, 28 de febrero de 2015

50 Sombras de la pornografía

Publicamos este artículo por el interés suscitado por el estreno de la película "50 sombras de Grey"; agradecemos a su autor la colaboración y "la luz" que da sobre el tema...

50 sombras de la pornografía 

EMILIO GARCÍA SÁNCHEZ. PROFESOR DE BIOÉTICA. DEPARTAMENTO DE CIENCIAS POLÍTICAS, ÉTICA Y SOCIOLOGÍA. UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA
(Publicado en Las Provincias, el jueves, 26 de febrero de 2015)

Resulta alucinante que precisamente el día de los enamorados se estrene la película pornográfica ‘50 sombras de Grey’ y que vaya a verla más de un millón de españoles, en su mayoría jóvenes. Han pasado por la taquilla para disfrutar de uno de los estrenos más esperados del año. En sólo un fin de semana se ha recaudado 7,33 millones de euros en España. Muchos acuden a ver la película por simple curiosidad o por no decir que no la han visto. La película trata sobre los escarceos sexuales de Anastasia Steele (Dakota Johnson) y Christian Grey (Jamie Dornan). La adaptación del primer volumen de la trilogía de novelas eróticas de la británica E. L. James lleva al público un paso más allá en el erotismo: un cuento de hadas sadomasoquista. ‘50 sombras de Grey’ se presenta en la pantalla como una fantasía sexual en la cual la protagonista da su consentimiento por amor a un tipo de relaciones sexuales que le desagradan, y hasta se deja controlar, pues Grey decide incluso qué se pone o qué bebe. Al final, Anastasia se convierte en la esclava sexual de un millonario. Desde el estreno, la película no ha parado de generar polémica. La madre de Dakota, Melanie Griffith, se siente avergonzada y ha manifestado que no irá a ver la película. En Estados Unidos un grupo de mujeres se han manifestado contra la cinta calificándola de ‘50 sombras de abuso doméstico’. El New York Post lo llama porno blando para chicas. Otros medios critican la apología de la violencia sexual y de género. Incluso la propia actriz, tras la lluvia de críticas ha confesado al Daily Telegraph que no sabe qué ha hecho y siente también vergüenza de esta fantasía sexual decadente. La directora, Sam Taylor Johnson, renunciará a continuar con la saga por desavenencias con la autora del libro. El sentido común y la experiencia confirman que ni este tipo de películas ni los libros pornoeróticos ayudan nada a disminuir la lacra social del maltrato y la violencia sexual a mujeres, la pornografía infantil, la pedofilia, la pederastia, el sexting, etcétera. No es una buena noticia este éxito cinematográfico para los que están embarcados en el proyecto de sacar a la familia de la crisis que atraviesa. Cada vez hay más rupturas de novios y de gente casada por consumo de pornografía. La pornografía daña las relaciones humanas de pareja al ofrecer una imagen de la sexualidad distorsionada e irreal. No tiene nada que ver con el amor auténtico que causa felicidad en las personas. Porque la pornografía cosifica el cuerpo del otro y lo convierte en un objeto de uso sexual gratificante. Viola la dignidad de la persona, herida al saberse utilizada, degradada y desintegrada sexualmente. Expertos en salud pública señalan que el consumo de pornografía genera comportamientos adictivos como una droga más, convirtiéndose en una de las dependencias y obsesiones menos confesadas porque su problema avergüenza. Por su anonimato y fácil acceso cada vez existen más ciberadictos al sexo de webs porno y chats eróticos. Este descontrol explica que haya aumentado el número de pacientes que reclaman ayuda porque la adicción acaba generándoles un trastorno de múltiples consecuencias: ruina económica, problemas escolares y laborales, ansiedad, depresión... Sufrimiento, demasiado sufrimiento. Algunos acuden a la consulta cuando las llamadas a líneas eróticas o los contactos con prostitutas les han arruinado y sus parejas y familias les han descubierto. Otros, cuando desgraciadamente han contraído sida u otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) como consecuencia de relaciones promiscuas. Las ETS viven un repunte generalizado en el mundo occidental, y España no es una excepción. Sólo de las cuatro más frecuentes (sífilis, gonococia, clamidias y tricomonas) se diagnostican casi 450 millones de casos anuales, según la OMS. Alimentar el deseo sexual como si fuera tomarse un bombón, provocarlo y excitarlo con películas, reality show, libros y publicidad pornográficas no es una buena idea para la salud sexual ni la convivencia familiar. Nutrir las cabezas de la gente joven –como si fueran vertederos– con pensamientos, sueños eróticos e imágenes obscenas conduce a tal descontrol de la imaginación y de la memoria que ofusca la inteligencia, trastorna la concentración y empuja ansiosamente a la satisfacción de la pulsión animal más intensa del hombre. Acaban embarcándose en viajes constantes de lo virtual a lo real para experimentar nuevas emociones sexuales. Pero el peaje es muy caro y las sombras superan a las 50 de Grey. El sexo acaba enloqueciendo y desequilibrando a la persona cuando se desvincula de la razón y la voluntad. Y el peor efecto: la incapacidad para amarse a sí mismo y amar a los demás, convirtiéndote en un inválido sexual con graves dificultades para mantener una relación amorosa seria y comprometida. El sexo es una joya muy valiosa. Su uso y su fin más sublime y hermoso es el amor. Por eso si se corrompe es pésimo, destructivo. Deberíamos promover una mayor protección del sexo. Volver a guardarlo en el ámbito de la intimidad del amor humano. Convencerse de que un mundo sin pornografía es más bello y mejor. Junto con una adecuada educación, eliminar la erotización y la excitación sexual del espacio público constituye un auténtico programa de ecología ambiental que ayudaría a humanizar las relaciones sexuales entre hombres y mujeres.

lunes, 16 de febrero de 2015

LOS DESCENDIENTES: FUTURO CONTRA PRESENTE

Publicamos el resumen de la intervención del Dr. Pedro Talavera en la III Jornada de Bioética, para los que no pudisteis acudir a la jornada.

LOS DESCENDIENTES: FUTURO CONTRA PRESENTE
Prof. Dr. Pedro Talavera - Universitat de València

El título de la ponencia pretende reflejar el notable cambio de paradigma producido con relación a la filiación (en su doble vertiente: tener hijos y ser hijo), en el seno de una sociedad que ha asumido los presupuestos economicistas, instanteístas y nihilistas propios de la postmodernidad decadente.
Una manifestación evidente del paradigma postmoderno de la filiación radica en una singular paradoja: la alarmante disminución de la natalidad en los países occidentales, ricos y desarrollados, que corre paralela a la hiper-sofisticación de las técnicas de reproducción asistida y al exponencial incremento del mercado de productos relacionados con el bebé y el niño.
Esta gran paradoja se explica, a mi juicio, a partir de la obsesión del sujeto postmoderno por el ‘ahora’: la asunción en clave lúdica del ‘carpe diem’.  En otras palabras: el individuo posmoderno es esencialmente instanteísta; se ha hecho incapaz de percibir su vida en clave de ‘proyecto’; ha perdido la intrínseca conexión de la existencia entre pasado (historia, legado, responsabilidad) y futuro (sentido, proyecto, compromiso), pretendiendo vivir en un indefinido presente (ilusoria y eterna adolescencia) y eso le lleva a negar toda responsabilidad y toda consecuencia irreversible de sus actos (Nietzsche). Lo irreversible es precisamente aquello que nos obliga a proyectar la existencia hacia el futuro. Y, por supuesto, nada hay más irreversible que un hijo.  En efecto, tener hijos obliga necesariamente a salir del ‘ahora’ y proyectarse hacia el futuro; salir del principio de placer y aceptar el principio de realidad (Freud). De ahí que el sujeto postmoderno tienda casi inconscientemente a evitarlos.
Pero la paradoja se forja al conectar instanteísmo con nihilismo. El nihilismo supone la reducción de la existencia a pura sensación o emotividad, renunciando a la racionalidad y la ética como manifestaciones represivas de lo auténticamente humano, de lo verdaderamente natural, que son los instintos, las pulsiones (Freud). La vida es ante todo una ‘experiencia’: vivir es ‘experimentar sensaciones’. En esta clave, tener un hijo supone para la sociedad postmoderna una de las experiencias y de las emociones más intensas. De ahí que todos aspiran a ‘disfrutar de ello’. Pero la experiencia, la sensación, son necesariamente productos del instante, no pueden mantenerse en un indefinido ahora (perpetuarse en el tiempo). Como consecuencia se produce una clara distinción entre la experiencia (instanteísta) de tener un hijo (solitaria o compartida) y la realidad (en clave de proyecto) de ser madre o padre (realidad duradera que relativiza y se considera esclavizante).
Reducir el hijo a la condición de una experiencia supone ‘objetivizarlo’; es decir convertirlo en un ‘objeto de máxima satisfacción de expectativas emocionales’. En consecuencia, la filiación adquiere perfiles muy parecidos a los bienes de consumo. En efecto, el hijo se convierte en un producto sofisticado, un ‘objeto de lujo’ sometido a la lógica economicista del mercado:
-el hijo tiende a ser ‘único’ (es una experiencia irrepetible, que únicamente se repite para buscar la experiencia de otro hijo de sexo diferente);
-el hijo tiende a planificarse: concebirse en el momento deseado (anticoncepción, congelación de óvulos);
-el hijo tiende a ser ‘perfecto’ (un ‘objeto de lujo’ no puede ser defectuoso); responder a las expectativas de máxima satisfacción emocional exige un producto ‘de calidad’: de ahí el diagnóstico prenatal y el aborto selectivo eugenésico;
-el hijo tiende a ser ‘exclusivo’; es decir, tal y como uno lo ha soñado o imaginado (un producto diseñado ‘a la medida’ del consumidor): selección genética;
-el hijo tiende a ‘exhibirse’ como ‘gran trofeo’ (mechandising sobre la natalidad y la niñez): crecimiento exponencial de la ansiedad por descubrir talentos sobrehumanos en los niños (programas televisivos, deportes escolares, moda…).

La conversión del hijo en un ‘objeto de lujo’ (y su consiguiente disolución como sujeto) sometido a la dimensión radicalmente instanteísta y nihilista de la existencia, provoca que la experiencia emocional de haber procreado ‘pase rápidamente de moda’ sin integrarse en la dimensión proyectiva de paternidad/maternidad. Esto supone que cuando el hijo ya no es percibido como objeto de satisfacción emocional deja de interesar y pasa a convertirse en un ‘problema de gestión’ cuya solución se encomienda a terceros (abuelos, chachas, canguros, guarderías, colegios, clubes…).
Esta grieta provoca una distorsionada experiencia de la filiación por parte del hijo, que tiende a percibirse sólo materialmente vinculado a sus padres, de quienes no recibe la necesaria herencia y legado moral (su inserción en una historia, en un relato familiar de valores), ni la capacidad de asumir un proyecto vital de futuro (asunción de la temporalidad como responsabilidad); sino la puntual satisfacción de sus exigencias y caprichos materiales (vivir el ahora). Lo cual contribuye a reproducir en el hijo la concepción instanteísta, nihilista y economicista que perpetuará en una afirmación radical del ‘yo narcisista’ (mediante el concepto freudiano ‘matar al padre’).
La interesante y divertida comedia "Una cuestión de tiempo" (Richard Curtis, 2013), evidencia magistralmente la banalidad relativista del ‘ahora lúdico’ (que puede ser indefinidamente cambiado) frente a la realidad ontológica de tener un hijo, que convierte la existencia en un compromiso irreversible que impone la dimensión de proyecto.


sábado, 24 de enero de 2015

Corporalidad Humana

Publicamos el resumen de la excelente intervención de la Dra. Gloria Mª Tomás en la III Jornada de Bioética, para los que no pudisteis acudir a la jornada.

SIGNIFICADO Y SENTIDO DE LA CORPORALIDAD HUMANA
Dra. Gloria Mª Tomás y Garrido - Catedrática honoraria de Bioética
No vivimos ni nos desarrollamos en el vacío, ni en la nada. Nuestro advenimiento a la vida se realiza en un mundo natural y en un mundo con artefactos realizados por el hombre y, aún más, sabemos de la existencia de un universo cósmico e intuimos la posibilidad de otros mundos y otras galaxias.
La observación de esta verdad conlleva que busquemos y encontremos en estos mundos parte de sus significados y sus modos de funcionar; ello no nos deja indiferentes, sino que se acompaña por una reacción, un afecto, o un desafecto ante lo que acontece, creándose vínculos relacionales.
 Si esas relaciones fueran automáticas mostrarían que la persona no tiene una dimensión espiritual que se manifiesta en su libertad. Precisamente, la libertad, para saber ver, lleva ese riesgo: que, puede no valorarse a apetecer algo conforme a lo que corresponde por su justo ser. Existe, además, una gradualidad de la realidad que implica que las relaciones, en su mayoría son asimétricas. Aporta un pastor que nos orienta sobre el cuidado de una oveja, y aporta un farmacéutico que informa de la función curativa específica de una planta para esa oveja.
Desde estos supuestos estamos en condiciones de reconocer que existen los derechos y los deberes genuinos de las personas, cuyo origen se encuentra en el mundo natural al que pertenecemos, y de aceptar los deberes y derechos otorgados por el mundo cultural, de artefactos, en el que nos desenvolvemos. Pero ¿por qué en la práctica no es tan claro todo esto, se crean tensiones, etc.? La respuesta certera es porque el hombre está herido; las personas que han recibido el don de la fe saben que esta herida se debe al pecado original y a los pecados personales; pero también sin fe, cualquiera experimenta en sí, y en los demás, la vulnerabilidad. Esta ceguera o vulnerabilidad supone que para captar rectamente el mundo nos enfrentamos a dificultades, necesitamos de los demás.
El mundo creado no es un puzle de piezas sueltas y sin sentido, sino que tiene una finalidad, es teleológico, en su riqueza, en su diversidad y en su orden. Conforme se asciende en la escala natural, los seres participan del ser del que le precede y le supera, y ha de ser reconocido como tal. Toda la naturaleza es camino hacia el hombre, el cual es el culmen del desarrollo natural del mundo Y, como en la meta está implícito el camino, se exige para vivir humanamente un respeto a la naturaleza, en todo lo creado hay un atisbo de humanidad.
Sólo la persona humana tiene capacidad para preguntarse el qué y el porqué, clara manifestación de que no es sólo biología, sino es más, es también biografía y cobiografía. Pero sólo desde la biología está la biografía. El cuerpo, y sólo el cuerpo es capaz de hacer visible lo invisible. Es lugar y escenario en el que aparece el misterio de la persona. La corporalidad nos sitúa en el espacio y en el tiempo, y nos da la capacidad de expresar, de comunicar, de escuchar. El espíritu humano sólo existe y se entiende en el cuerpo, y eso conlleva también la aceptación de las limitaciones corporales. El cuerpo refleja en su estructura lo que sucede en el alma. Wittgenstein dirá que el cuerpo es la mejor pintura del alma.
El hombre se manifiesta en el mundo a través de su cuerpo, con todo el determinismo inexorable del mundo creado y, a su vez, con la posibilidad abierta a algo, sin solución de continuidad, con todo lo creado, y es que tiene libertad con la que puede hacer la aportación más decisiva que existe en la historia: la realización del bien moral. Pero también, por esa libertad, es la única criatura que puede rechazar ser lo que es y lo que está llamado a ser. En ese sentido, la ética no es un adorno, sino el deber ser para cumplir sus objetivos como personas, que son infinitos: la búsqueda de la verdad, la insaciable necesidad de bien, el hambre de la libertad, la nostalgia de lo bello, la voz de la conciencia (R. Hominis).
La dignidad se basa en ser lo que se es; en el caso de la persona, implica respetar los hechos biológicos, y desplegar los valores éticos, y eso da luz y sentido moral a la vida que se convierte en: proyectiva, imaginativa, interpretativa, libre, dramática (J. Marías). Dios, dirá el escultor Pablo Serrano, hizo al hombre lo menos posible. Muchas de las exigencias del amor proviene del descubrimiento acertado del mundo natural al que pertenecemos y en el que nuestro cuerpo vive y permite nuestra existencia.
Nadie puede reconocerse en solitario; el hombre no puede ser plenamente él mismo por sí solo. Se necesita el conocimiento amoroso que el otro -los demás- tienen de él. El hombre experimenta en profundidad su identidad cuando está articulada con la relación. En el ser-con. Así la libertad de la persona se hace constitutivamente de autoconciencia y autoposesión, de salida de si hacia el otro. Inscrito en el ser está la condición sexuada, un lenguaje universal. La sexualidad es una dimensión de donación peculiar, compleja y unitaria. La feminidad y la masculinidad se expresan en el cuerpo y por el cuerpo .La sexualidad marca a la persona, pero no la agota. Hay que reconocer y aceptar libre y positivamente las exigencias éticas de la inclinación sexual, educándola rectamente, de ahí emanan las exigencias internas de la dimensión personal del ser humano.
 La sexualidad no equivale al ejercicio de la genitalidad; es distinto las relaciones sexuadas que la relación sexual-genital. Además la actividad genital no es el único modo de expresarse como varón o como mujer. Ya Santo Tomás anunció que el matrimonio es necesario para el género humano, pero no para el hombre en particular.
Todos estamos convocados al amor. La necesidad de amar, de querer a alguien por sí y para sí. Los dos únicos modos de hacerlo de modo plenamente humano son a través del matrimonio y a través del celibato. En ambas situaciones, la persona es capaz de conocerse, poseerse, de darse libremente, de entrar en comunión con otras personas. La plenitud del amor al que estamos llamados es ir acercándose a esa relación con las personas en la que se llega a no distinguir el amor absoluto por uno o por todos.
En definitiva se trata de asumir el significado y el sentido de la corporalidad para llegar a ser lo que somos, criaturas creativas queridas.